Saltar al contenido principal.

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Información Europea

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Información Europea de Castilla y León

Contenido principal. Saltar al inicio.

Informe del eurogrupo sobre la respuesta integral de política económica a la pandemia de COVID-19

  • Ir a descargas
  • Compartir

Fecha de publicación:

9 de abril de 2020

Fuente:

Consejo Europeo

Descripción:

El Eurogrupo hace un balance de las medidas adoptadas hasta la fecha y esboza una respuesta económica amplia y coordinada

Contenido:

 El Consejo Europeo, en su declaración de 26 de marzo, invitó al Eurogrupo a que presentara propuestas sobre la respuesta económica a la pandemia de COVID-19 en un plazo de dos semanas. En cumplimiento del mandato de los dirigentes, en el presente informe se hace un balance de las medidas adoptadas hasta la fecha y se esboza una respuesta económica amplia y coordinada.

1. La pandemia de COVID-19 constituye un desafío sin precedentes con consecuencias socioeconómicas muy graves. Nos comprometemos a hacer todo lo necesario para afrontar este desafío con un espíritu de solidaridad.

2. Se necesita una estrategia coordinada y amplia para hacer frente a las necesidades de emergencia sanitaria, apoyar la actividad económica y preparar el terreno para la  recuperación. Esta estrategia debe combinar iniciativas a corto, medio y largo plazo, teniendo en cuenta los desbordamientos e interrelaciones entre nuestras economías y la necesidad de preservar la confianza y la estabilidad.

3. Ya se han adoptado varias medidas a nivel nacional y de la Unión Europea, como se expone en la declaración del Eurogrupo en formato inclusivo del 16 de marzo. En una carta posterior del Presidente del Eurogrupo, de 24 de marzo, se esbozaron otros elementos de respuesta política que se están considerando. El Consejo Europeo, en su declaración de 26 de marzo, invitó al Eurogrupo a que presentara propuestas sobre la respuesta económica a la pandemia de COVID-19 en un plazo de dos semanas. En cumplimiento del mandato de los dirigentes, en el presente informe se hace un balance de las medidas adoptadas hasta la fecha y se esboza una respuesta económica amplia y coordinada.

Las medidas coordinadas adoptadas hasta ahora a nivel de los Estados miembros, la UE y la zona  del euro

4. Desde el comienzo de la crisis, los Estados Miembros han intensificado continuamente sus esfuerzos para apoyar la economía.

5. Se está proporcionando de manera coordinada un estímulo fiscal oportuno, temporal y discrecional con objetivos específicos. Se destinan importantes recursos públicos a fortalecer el sector de la atención de la salud y los mecanismos de protección civil y a apoyar a los trabajadores y sectores económicos afectados. Hasta la fecha, el monto total de las medidas fiscales discrecionales de los Estados Miembros asciende al 3% del PIB de la Unión Europea, lo que representa un aumento del triple desde el 16 de marzo, además del importante efecto de los estabilizadores automáticos.

6. Además, los Estados miembros se han comprometido hasta ahora a proporcionar apoyo de liquidez a los sectores que se enfrentan a perturbaciones y a las empresas que sufren escasez de liquidez, consistente en sistemas de garantía pública y pagos de impuestos diferidos, que se estiman ahora en el 16% del PIB de la UE, frente al 10% del 16 de marzo.

7. Los Ministros de Finanzas están dispuestos a tomar más medidas según sea necesario, a medida que se desarrollen los acontecimientos.

8. Flexibilidad en las normas de la UE. El 23 de marzo, los ministros de finanzas estuvieron de acuerdo con la evaluación de la Comisión de que se cumplían las condiciones para el uso de la cláusula de salvaguardia general del marco fiscal de la UE, una grave crisis económica en la zona del euro o en la Unión en su conjunto. Esto ofrece la flexibilidad necesaria a los presupuestos nacionales para apoyar la economía y responder de manera coordinada al impacto de la pandemia COVID-19. La orientación fiscal general se proporcionará en este marco y como parte de  un ejercicio simplificado del Semestre Europeo. Acogimos con beneplácito la decisión de la Comisión de emitir un marco temporal específico de ayudas estatales para agilizar el apoyo público a las empresas, garantizando al mismo tiempo la igualdad de condiciones necesaria en el Mercado Único, así como la reciente ampliación del marco para abarcar el apoyo a la investigación, los ensayos y la producción pertinentes en la lucha contra la pandemia de COVID 19. También acogemos con satisfacción la orientación de la Comisión sobre el uso de todas las flexibilidades que ofrece el marco de contratación pública de la UE en esta situación de emergencia, publicada el 1 de abril.

9. Uso del presupuesto de la UE. Acogemos con satisfacción las propuestas de la Comisión para hacer el mejor uso posible de los recursos del presupuesto de la UE para luchar contra la crisis. La propuesta de una Iniciativa de Inversión para la Respuesta al Coronavirus fue aprobada por el Parlamento Europeo y el Consejo y está en vigor desde el 1 de abril. Esto permitirá utilizar 37.000 millones de euros en el marco de la política de cohesión para hacer frente a las consecuencias de la crisis de COVID-19. Además, se amplió el ámbito de aplicación del Fondo de Solidaridad para incluir las grandes crisis de salud pública. A partir del 1 de abril, esto permite a los Estados miembros más afectados acceder a un apoyo financiero de hasta 800 millones de euros en 2020.

10. Política monetaria. Acogemos con beneplácito la acción resuelta del Banco Central Europeo para apoyar la liquidez y las condiciones de financiación de los hogares, las empresas y los bancos, lo que contribuirá a preservar la concesión de créditos sin problemas a la economía. El 18 de marzo, el BCE decidió poner en marcha un programa de compras de emergencia para casos de pandemia (PEPP) por valor de 750.000 millones de euros, a fin de ampliar la gama de activos admisibles en el marco del programa de compras del sector empresarial (CSPP) y facilitar las normas de garantía. Estas medidas tienen por objeto garantizar que todos los sectores de la economía puedan beneficiarse decond iciones de financiación favorables que les permitan absorber la crisis deCovid-19.

11. Estabilidad financiera: Acogemos con beneplácito la orientación proporcionada por las autoridades de supervisión a las instituciones financieras sobre la interpretación y aplicación de los requisitos reglamentarios en las circunstancias excepcionales actuales. También acogemos con beneplácito la liberación de reservas de capital. Para superar las presiones financieras a las que se enfrentan las empresas y los hogares, es esencial utilizar plenamente la flexibilidad prevista en el marco reglamentario. Seguiremos vigilando de cerca la evolución de la situación y coordinando las medidas europeas y nacionales. Cuando sea necesario, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas, incluidas medidas legislativas, si procede, para mitigar el impacto del Covid-19.

Instrumentos adicionales de respuesta a la crisis y preparación del terreno para la recuperación

12. En esta coyuntura crítica, estamos dispuestos a intensificar la respuesta de la UE para apoyar, reforzar y complementar los esfuerzos realizados hasta ahora. Nos comprometemos a garantizar las condiciones para una respuesta adecuada a la crisis en todos los Estados miembros de la UE. En ese contexto, las medidas previstas por las instituciones europeas deberían aplicarse a la luz de la gravedad de las consecuencias económicas de la pandemia en los distintos Estados miembros.

13. Flexibilidad del presupuesto de la UE. Acogemos con beneplácito las propuestas  de la Comisión relativas a una mayor flexibilidad temporal en el uso de los fondos de la UE, como la de permitir transferencias entre fondos, regiones y objetivos de política, abandonar los requisitos de cofinanciación nacional y apoyar a los miembros vulnerables de la sociedad. Esto ayudará a movilizar eficazmente el presupuesto de la UE para hacer frente a las repercusiones de la pandemia COVID-19.

14. Apoyo de emergencia. Acordamos que es necesario un instrumento COVID-19 dedicado a apoyar la financiación de la ayuda de emergencia, a través de la provisión de subvenciones, para, en primer lugar, reforzar nuestros sistemas de salud. En este contexto, acogemos con satisfacción la propuesta de la Comisión del 2 de abril de reactivar el Instrumento de Apoyo de Emergencia en el contexto del brote de COVID-19. Este instrumento puede proporcionar en esta etapa un apoyo de 2.700 millones de euros con cargo a los recursos presupuestarios de la UE. Su potencia de fuego puede reforzarse rápidamente, mediante contribuciones voluntarias adicionales de los Estados Miembros. Instamos a los Estados miembros a que estudien la manera de seguir reforzando el Instrumento de Apoyo de Emergencia en el contexto del proceso legislativo.

15. Reforzar las actividades del BEI. Acogemos con satisfacción la iniciativa del Grupo BEI de crear un fondo de garantía paneuropeo de 25.000 millones de euros, que podría apoyar la financiación de 200.000 millones de euros para empresas centradas en las PYME, en toda la UE, incluso a través de los bancos nacionales de promoción. Invitamos al BEI a poner en práctica su propuesta lo antes posible y a estar dispuesto a ponerla en marcha sin demora, asegurando al mismo tiempo la complementariedad con otras iniciativas de la UE y el futuro programa Invest EU. Esta iniciativa es una contribución importante para preservar la igualdad de condiciones del mercado único a la luz de los planes de apoyo nacionales.

16. Redes de seguridad en la UE y la EA. Existen redes de seguridad en la zona euro y en la UE. En la zona del euro, el MSU está equipado con instrumentos que pueden utilizarse, según sea necesario, de manera adaptada a la naturaleza del choque simétrico causado por COVID 19. Proponemos establecer un apoyo para crisis pandémicas, basado en la línea de crédito precautorio del ECCL existente y ajustado a la luz de este desafío específico, como salvaguardia pertinente para los Estados miembros de la zona del euro afectados por este choque externo. Estaría a disposición de todos los Estados miembros de la zona del euro en estos momentos de crisis, con condiciones normalizadas acordadas de antemano por los órganos rectores del Mecanismo Europeo de Estabilización, que reflejen los desafíos actuales, sobre la base de evaluaciones iniciales de las instituciones europeas. El único requisito para acceder a la línea de crédito será que los Estados miembros de la zona del euro que soliciten apoyo se comprometan a utilizar esta línea de crédito para apoyar la financiación nacional de los costes directos e indirectos relacionados con la atención sanitaria, la curación y la prevención debido a la crisis de COVID 19. Se seguirán las disposiciones del Tratado ESM. El acceso concedido será del 2% del PIB del respectivo Miembro a finales de 2019, como referencia. Con un mandato de los dirigentes, nos esforzaremos por que este instrumento esté disponible en un  plazo de dos semanas, respetando los procedimientos nacionales y los requisitos constitucionales. La línea de crédito estará disponible hasta que la crisis de COVID 19 haya terminado. Después, los Estados miembros de la zona del euro mantendrán su compromiso de fortalecer los fundamentos económicos y financieros, de conformidad con los marcos de coordinación y vigilancia económica y fiscal de la UE, incluida toda la flexibilidad que apliquen las instituciones competentes de la UE. El Servicio de Balanza de Pagos puede prestar apoyo financiero a los Estados miembros que no han adoptado el euro. Debe aplicarse de manera que se tengan debidamente en cuenta las circunstancias especiales de la crisis actual.

17. SURE. En el espíritu de solidaridad y a la luz de la naturaleza excepcional de la crisis de COVID -19, estamos de acuerdo en la necesidad de establecer, para la duración de la emergencia, un instrumento temporal basado en préstamos para la asistencia financiera en virtud del artículo 122 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. Nos esforzaremos por que el instrumento sea operativo lo antes posible. En este contexto, acogemos con beneplácito la propuesta de la Comisión de 2 de abril de establecer un instrumento temporal de apoyo a los Estados miembros para proteger el empleo en las circunstancias específicas de emergencia de la crisis de COVID-19. Dicho instrumento proporcionaría asistencia financiera durante el período de la crisis, en forma de préstamos concedidos en condiciones favorables por la UE a los Estados miembros, por un total de hasta 100.000 millones de euros, basándose en el presupuesto de la UE en la medida de lo posible, asegurando al mismo tiempo una capacidad suficiente de apoyo a la balanza de pagos, y en las garantías proporcionadas por los Estados miembros al presupuesto de la UE. El instrumento podría apoyar principalmente los esfuerzos por proteger a los trabajadores y los empleos, respetando al mismo tiempo las competencias nacionales en el ámbito de los sistemas de seguridad social, y algunas medidas relacionadas con la salud. Esta propuesta debería llevarse adelante sin demora en el proceso legislativo. La posición de los Estados miembros sobre este instrumento de emergencia no prejuzga la posición sobre futuras  propuestasrelacionadas con el seguro de desempleo. De conformidad con su fundamento jurídico, el acceso al instrumento se interrumpirá una vez que haya pasado la emergencia de COVID-19.

18. Estamos de acuerdo en que se necesita una estrategia coherente en la Unión Europea para apoyar los esfuerzos de los Estados miembros por volver a un funcionamiento normal de nuestras sociedades y economías y promover un relanzamiento de la actividad económica y la inversión para garantizar un crecimiento sostenible.

19. Fondo de Recuperación. En este contexto, también acordamos trabajar en un Fondo para la Recuperación para preparar y apoyar la recuperación, proporcionando financiación a través del presupuesto de la Unión Europea a programas diseñados para poner en marcha la economía de acuerdo con las prioridades europeas y asegurando la solidaridad de la Unión Europea con los Estados miembros más afectados. Ese fondo sería temporal, específico y proporcional a los costos extraordinarios de la crisis actual y ayudaría a repartirlos a lo largo del tiempo mediante una financiación adecuada. Con sujeción a la orientación de los dirigentes, las deliberaciones sobre los aspectos jurídicos y prácticos de ese fondo, incluida su relación con el presupuesto de la Unión Europea, sus fuentes de financiación y los instrumentos financieros innovadores, en consonancia con los Tratados de la Unión Europea, prepararánel terreno para la  adopción de una decisión.

20. Próximo MFF. El próximo Marco Financiero Plurianual (MFF) de la UE desempeñará un papel central en la recuperación económica. Tendrá que reflejar el impacto de esta crisis y la magnitud de los retos que se avecinan, estableciendo las prioridades adecuadas, para permitir a los Estados miembros hacer frente de manera eficaz a las consecuencias de la crisis del coronavirus, apoyar la recuperación económica y garantizar el mantenimiento de la cohesión dentro de la Unión a través de la solidaridad, la equidad y la responsabilidad. Acogemos con satisfacción la intención de la Comisión de adaptar su propuesta de MFP para reflejar la nueva situación y las nuevas perspectivas.

21. Hoja de ruta para la recuperación. Se está trabajando en una hoja de ruta más amplia y en un plan de acción para apoyar la recuperación de la economía europea mediante la creación de empleos de alta calidad y reformas para fortalecer la resistencia y la competitividad, en consonancia con una estrategia de crecimiento sostenible. Se deberían crear las condiciones para relanzar nuestras economías, promoviendo al mismo tiempo la convergencia económica en la UE y reduciendo toda fragmentación resultante de la crisis, incluso mediante el rápido restablecimiento de la plena funcionalidad del mercado único. El Presidente de  la Comisión y el Presidente del Consejo Europeo, en consulta con otras instituciones, incluido el BCE, han comenzado a trabajar con este fin. El Eurogrupo está dispuesto a contribuir y apoyar este esfuerzo.

22. Hoy estamos comprometidos en un esfuerzo por salvaguardar la salud y la vida de los ciudadanos europeos y por abordar el reto económico inmediato. Esto incluye los medios fiscales que los Estados miembros necesitan para financiar las medidas necesarias. La recuperación de la economía europea plantea un gran desafío. Actuaremos juntos de forma solidaria y cumpliremos con lo prometido. Esto incluye los progresos necesarios para fortalecer la Unión Europea.

Los siguientes pasos

23. El Eurogrupo continuará el trabajo necesario teniendo en cuenta la intención de la Presidencia del Consejo de llevar adelante las propuestas legislativas sin demora.